Consejos de Jardinería para el Verano

consejos de jardinería verano

Los mejores consejos de jardinería para el Verano.

Cultivar un huerto no consiste sólo en poner en marcha las plantas, sino también en cuidarlas.

Para cuidar tu jardín y mantener las plantas sanas, aquí tienes las tareas básicas que hay que hacer durante la temporada de verano. También aprenderá qué trabajos adicionales de mantenimiento necesita su propio jardín a lo largo del tiempo.

Estos son los consejos para el cuidado de las plantas en verano…

Consejos de jardinería para el Verano: No dejes que las malas hierbas se apoderen de ti

El deshierbe y el aclareo deben ser los primeros en su lista de tareas. Las plantas no pueden crecer bien si se las desplaza, y las malas hierbas son competidoras especialmente duras.

  • Tómate media hora cada mañana temprano, cuando todavía hace frío, para arrancar las malas hierbas que hayan invadido tu jardín.
  • Puedes atacarla metódicamente fila por fila, o ir primero a por las grandes y luego a por las más pequeñas.
  • Si sigues trabajando, al final quedarán pocas malas hierbas o ninguna, y entonces podrás seguir fácilmente con las que vayan apareciendo.

Consejos de jardinería para el Verano: Reduzca las plantaciones

Si has plantado remolachas o zanahorias a principios o mediados del verano, es hora de darles espacio para que formen sus gruesas raíces.

  • Yo suelo intentar dejar un espacio de dos dedos de ancho entre plantas.
  • Come las zanahorias pequeñas que se hayan formado. Son excepcionalmente dulces y buenas en una ensalada, y las hojas de remolacha son deliciosas y están llenas de nutrientes.

El riego es fundamental como consejos de jardinería para el Verano

El riego es fundamental a mediados y finales del verano, cuando el calor es intenso. Coloca un pluviómetro para determinar la cantidad de agua que recibes de las tormentas: una o dos pulgadas a la semana es lo óptimo. Si no recibes esa cantidad de lluvia, es hora de que riegues en profundidad.

  • Cava a unos 15 centímetros de profundidad y comprueba lo seca que está la tierra a ese nivel. Aquí es donde están la mayoría de las raíces de tus plantas y es donde el agua debe estar.
  • Rociar las hojas no va a ser muy beneficioso. Lo mejor son las mangueras de remojo; de lo contrario, tendrás que dedicar algo de tiempo a regar alrededor de cada planta.
  • Riegue suavemente para que el agua se absorba y no se escurra.

Un simple pluviómetro te evitará tener que hacer conjeturas a la hora de regar.

  • Para reducir la cantidad de agua que necesita, considere la posibilidad de colocar un mantillo alrededor de sus plantas, lo que le ayudará a reducir las malas hierbas y a evitar que la humedad del suelo se evapore demasiado rápido. La paja, los recortes de césped, las agujas de pino, las hojas trituradas e incluso el papel de periódico ayudarán a eliminar las malas hierbas.

Es hora de sustituir las cabezas de lechuga amargas por nuevas plantaciones.

cuidar jardín en verano

Planta nuevas verduras

La plantación de una nueva ronda de cultivos mantendrá tu jardín productivo hasta el otoño. Retira cualquier cultivo de primavera que se haya ido a esa gran granja en el cielo y planta algunas verduras nuevas en ese espacio.

  • Presta mucha atención a la fecha de las primeras heladas de otoño en tu zona si quieres volver a plantar cultivos tiernos de clima cálido, como judías o pepinos.
  • Si no es así, opta por cultivos otoñales resistentes a las heladas, como el brócoli, la col rizada, la col china, las zanahorias, las remolachas, los rábanos, los nabos, las espinacas y los guisantes.
  • A la lechuga no le gusta germinar en tierra caliente, así que empieza las semillas en el interior, donde hace más frío, y luego trasplántalas al exterior bajo la sombra de plantas más altas para evitar que la lechuga se atore.

Fertilizar para dar un empujón

Las plantas, al igual que las personas, no sólo necesitan beber agua, sino también comer para nutrirse. A estas alturas, es posible que el suelo se esté quedando sin nutrientes.

Dale a las plantas una alimentación a mitad de temporada con abono o estiércol envejecido, o dales un trago de fertilizante líquido de emulsión de pescado o té de estiércol cuando riegues.

Las larvas de la chinche de la patata son comedores voraces y llevan sus propios excrementos en la espalda. Qué asco!

Buscar plagas

Buscar plagas de insectos (los visitantes no deseados) con frecuencia te ayudará a adelantarte a cualquier explosión de población de destructores del jardín.

  • Asegúrate de revisar el envés de las hojas, donde a la mayoría de las plagas les gusta esconderse y poner sus huevos.
  • A muchos bichos les gusta dormir, así que a menudo puedes atraparlos por la mañana, cuando todavía están atontados.
  • Golpéalos en un cubo de agua jabonosa para que mueran empapados.

Los chinches de la calabaza no sólo ponen huevos en las plantas de calabaza, sino también en pepinos, melones e incluso en estos girasoles.

  • El entutorado ayudará a mantener los frutos fuera del suelo, haciéndolos menos susceptibles a las enfermedades transmitidas por el suelo y más fáciles de recoger.

Cosecha a menudo

Si cosechas a menudo, tus plantas seguirán floreciendo y produciendo más frutos.

  • Las judías se benefician especialmente de una recolección frecuente.
  • Recoge los tomates a medida que vayan madurando para obtener el mejor sabor.
  • Recoge los calabacines y los pepinos cuando aún son pequeños para evitar tener que lidiar con enormes frutos llenos de semillas.

Si te encuentras con más productos de los que puedes manejar, reparte parte de la cosecha a tus amigos y vecinos o a tu despensa local.

Vea más consejos sobre Cuándo cosechar frutas y verduras.

¿Y las flores y plantas ornamentales?

No olvides que las plantas ornamentales también necesitan atención.

  • Añade a tu lista de tareas la decoloración, el deshierbe, el entutorado de las plantas altas y flácidas, el riego profundo, el abono y la renovación del mantillo en los parterres. Vea 4 buenas razones para deshojar las flores.
  • Cortar el césped y los bordes de los parterres mantendrá el jardín con un aspecto impecable.
  • Las plantas que crecen en macetas necesitan un cuidado especial, ya que se secan rápidamente cuando hace calor. Los riegos frecuentes eliminan los nutrientes de la tierra, así que utiliza un fertilizante líquido cuando riegues o añade un fertilizante de liberación lenta para que las plantas de las macetas sigan creciendo y las cestas colgantes floreciendo.

Mantén las plantas en contenedor bien regadas y abonadas y durarán todo el verano.

Consejos de jardinería para el Verano: Practica el autocuidado de la jardinería

Por último, cuídate tú también. Trabaja en el exterior durante las horas más frescas del día para sobrevivir al calor y la humedad y asegúrate también de beber mucha agua.

Si vas a desbrozar mucho, pon un cojín acolchado para arrodillarte o lleva un pequeño taburete.

Es mucho lo que hay que hacer, pero merece la pena cuando puedes disfrutar con orgullo de los frutos (y las verduras) de tu trabajo.

Ir arriba
×